a todos

31 décembre 2007

a todos fbfa67afd904ca1bddfb269636846be4

Padre, perdóneme porque he pecado.

18 octobre 2007

Padre, perdóneme porque he pecado.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Aquí estoy yo, esperando mi turno en una cola que parece interminable. Tengo 17 años. Soy morenita, tanto de piel como de cabello. Mi cuerpo es todo en curvas, no como el de esas chicas esqueléticas que tanto están de moda ahora. Buenas tetas, grandes y erguidas, con un par de pezones rosaditos que sólo con el roce de mi camiseta se ponen bien duritos. Mi culito es pequeñito, firme y respingón, una delicia cuando me pongo unos vaqueros ajustados de talle bajo. Hoy es fiesta en el pueblo y dentro de una horita he quedado con Juan. Juan es mi novio y el chico por el que en estos momentos me encuentro aquí. Estoy arregladita ya que no me dará tiempo de volver a casa y prepararme, si quiero llegar a la hora a mi cita. Tengo una faldita corta de color negro y un top rojo pegado al cuerpo, que deja a la vista el ombligo y gran parte de la espalda. Para terminar, una tanguita roja, como a Juan le gustan, de esas que parezco toda una furcia y unas sandalias. Mi cabello es largo y rizado, lo llevo suelto, noto como me acaricia la espalda a cada movimiento.

Ya me toca, la próxima soy yo. No sé por donde empezar y mi corazón empieza a latir con fuerza. Todo el mundo puede ver como mis tetas suben y bajan al ritmo de mi respiración agitada. Ya…respiro hondo y me avanzo… cierro la puerta tras de mí y me siento al lado de un hombre maduro todo de negro vestido. El padre Antonio. El lugar en el que me encuentro es la sacristía, lugar donde recibe para la confesión, por falta de confesionario en la iglesia.

-Ave Maria Purísima

-Sin pecado concebida. ¿Cuánto tiempo hace que no te confiesas hija?

-Pues no puedo decirlo con seguridad padre, un par de meses diría yo.

-Bien, pues tú dirás que faltas tienes.

-Vera padre….ummmm….no se como decirlo….perdóneme, Padre porque he pecado….

-No tengas miedo. Estoy aquí para escucharte y perdonarte en el nombre de Dios nuestro Señor.

-Lo se…bueno…pues…. (Bajando mi vista) Padre ya no soy virgen y pura. Ayer en el pajar de mi abuela, mi novio me tomó como a una perra. No se como sucedió. Estábamos hablando tranquilamente como tantas otras veces. Su mano empezó a acariciar mis muslos mientras sus ricos labios se acercaron a los míos. Nos besamos, primero despacito. A medida que su mano iba subiendo hacia mis tetas sus besos se hacían más profundos, explorando a fondo mi boca.

-Hija, yo no creo que….

-Déjeme acabar Padre, no podré estar tranquila hasta lavar mis pecados. Bueno así estuvimos largo rato, hasta que terminamos tumbados sobre la paja. No dejaba de besarme, notaba como con manos expertas iban saltando uno a uno los botones de mi camisa. Tras esto sacó mis grandes tetas por encima del sujetador…Así padre… (Me saqué las tetazas por el escote, dejándolas a la vista) Padre en esos momentos no era yo, era toda lujuria, deseo, pasión. Cuando con sus dedos acarició, pellizco mis pezoncitos…ohhhh…. (Se me había escapado un gemido ya que yo misma me los estaba apretando, poniéndolos bien duritos) ¡No le digo cuando cambió los dedos por la lengua! Bajó mis pantalones y mis braguitas de un solo golpe. Separó mis piernas y hundió su cara entre ellas. ¡Ahí creí morirme de gusto! Su lengua se movía magistralmente, acariciando mi coño mojado de perra caliente….Eso dijo él. Cada vez que rozaba mi botoncito….ohhhhh…. (Otro gemido, ya que me estaba dando dedo, con la falda subida por la cintura, la tanga echada a un lado y una pierna subida en el banco que nos servía de asiento) Entonces se colocó sobre mí, tras haberse desnudado totalmente. Entreví su sexo, nunca había visto uno y me pareció de un tamaño desomunal, encima lo notaba bien duro en la entrada de mi sexo. Tras decirme… « Prepárate perra que la vas a sentir hasta los mismos huevos »….Me la metió con fuerza en mi coñito virgen. ¡Como grité Padre! Un profundo dolor invadió mis entrañas. Mi novio se quedó así, quietecillo, hasta que muy lentamente comenzó con un mete saca, suavecito. Mi cuerpo pronto se acostumbró a esa inesperada invasión y como se imagina no tardó en acompañar los movimientos de él….ummm…ohhhh… (Dos dedos entraban y salían de mi coño, mientras con la otra mano sobaba y pellizcaba mis tetas ante la mirada atónita del pobre cura) Me comía la boca apagando así nuestros gemidos, las manos no paraban de amasar mis grandes tetas y su ritmo era cada vez más rápido. Terminamos gritando y resoplando como perros en celo. Nuestros cuerpos sudados unidos. Nos costaba respirar y sentía los latidos de su corazón golpeando mi pecho. Padre…….ummm…ohhhhhhhhh…. ¡me corro! Ummm

-Hija mía, lo que me acabas de contar….

-Perdóneme Padre, he quedado con mi novio. Me prometió tratarme como lo que soy, una perra y voy a llegar tarde. Otro día me pondrá la penitencia.

Sin darle tiempo a nada, me levanto y acomodándome la ropa rápido, salgo corriendo para encontrarme con mi querido Juan.

Soidade

18 octobre 2007

KEYMPA 

Image de prévisualisation YouTube

ROSALÍA DE CASTRO

ADIÓS, RÍOS, ADIOS, FONTES (Cantares Galegos, 15)

2rnk0v8.gif

Adiós, ríos; adios, fontes;
adios, regatos pequenos;
adios, vista dos meus ollos:
non sei cando nos veremos.

Miña terra, miña terra,
terra donde me eu criei,
hortiña que quero tanto,
figueiriñas que prantei,
prados, ríos, arboredas,
pinares que move o vento,
paxariños piadores,
casiña do meu contento,
muíño dos castañares,
noites craras de luar,
campaniñas trimbadoras,
da igrexiña do lugar,

amoriñas das silveiras
que eu lle daba ó meu amor,
camiñiños antre o millo,
¡adios, para sempre adios!

¡Adios groria! ¡Adios contento!
¡Deixo a casa onde nacín,
deixo a aldea que conozo
por un mundo que non vin!

Image hébérgée par hiboox.com

Deixo amigos por estraños,
deixo a veiga polo mar,
deixo, en fin, canto ben quero…
¡Quen pudera non deixar!…

prod34317067.gif

 

José Ángel Buesa

18 octobre 2007

BALADA DEL LOCO AMOR

fem6.gif

   I

No, nada llega tarde, porque todas las cosas
tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor.

No, amor no llegas tarde. Tu corazón y el mío
saben secretamente que no hay amor tardío.
Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.
Y hay un amor valiente y hay un amor cobarde,
pero, de cualquier modo, ninguno llega tarde.

          II

Amor, el niño loco de la loca sonrisa,
viene con pasos lentos igual que viene aprisa;
pero nadie está a salvo, nadie, si el niño loco
lanza al azar su flecha, por divertirse un poco.
Así ocurre que un niño travieso se divierte,
y un hombre, un hombre triste, queda herido de muerte.
Y más, cuando la flecha se le encona en la herida,
porque lleva el veneno de una ilusión prohibida.
Y el hombre arde en su llama de pasión, y arde, y arde,
y ni siquiera entonces el amor llega tarde.

          III

No, yo no diré nunca qué noche de verano
me estremeció la fiebre de tu mano en mi mano.
No diré que esa noche que sólo a ti te digo
se me encendió en la sangre lo que soñé contigo.
No, no diré esas cosas, y, todavía menos,
la delicia culpable de contemplar tus senos.
Y no diré tampoco lo que vi en tu mirada,
que era como la llave de una puerta cerrada.
Nada más. No era el tiempo de la espiga y la flor,
y ni siquiera entonces llegó tarde el amor.

José Ángel Buesa

1802022047071602022918.jpg

Gustavo Adolfo Bécquer

18 octobre 2007

Amor eterno

rosedivider.gif

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

Gustavo Adolfo Bécquer

noire146ou8.jpg

Gustavo Adolfo Bécquer

18 octobre 2007

XLI

rou60.gif

 

 

Tú eras el huracán y yo la alta 
torre que desafia su poder: 
tenias que estrellarte o que abatirme… 
¡No pudo ser! 
 
Tú eras el océano y yo la enhiesta 
roca que firme aguarda su vaivén: 
tenias que romperte o que arrancarme… 
¡No pudo ser! 
 
Hermosa tú, yo altivo: acostumbrados 
uno a arrollar, el otro a no ceder: 
la senda estrecha, inevitable el choque… 
¡No pudo ser!

Gustavo Adolfo Bécquer

x5176f.gif

G. Nadaud

18 octobre 2007

Ce beau sein 

 Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Ce beau sein sur ma bouche,
Qu’il est pur !
Ce bouton que je touche,
Qu’il est dur !

G. Nadaud

semens04.jpg

 

Kayreland

18 octobre 2007

 Un corps

 Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Un corps plus fort que le nôtre
A fait lever notre désir
On sait qu’on a rencontré l’autre
Et c’est parti pour le plaisir

C’est par les yeux qu’il est entré
C’est dans le cœur qu’il se concentre
Il a envie de se montrer
Il ressort par le bas du ventre

Kayreland

semens09.jpg

Étienne Jodelle

18 octobre 2007

TOUCHE DE MAIN MIGNONNE…

 

aaa157.gif

 

Touche de main mignonne, fretillarde,

Sur l’Instrument le plus doux en amour,

Qui peut chasser la plaintive clamour,

Sous un accord de plaisance gaillarde,

Et, au tenter d’une ruse pillarde,

Pince et blandit mainte corde à l’entour,

En l’animant d’agile brusque tour,

Par la vertu de sa voix babillarde.

Assez, assez, pour jouir à plaisir

Et commencer me tente le desir:

Tiens la mesure, ou sur mon Luth fredonne

Les doux accords des accordants débats;

Ce temps pendant, du pouvoir que me donne

Le long repos, je fournirai le bas.

Étienne Jodelle

claudiabw.jpg

 

TOCA CON GRACIOSA MANO…

diversmn113.gif

Toca con graciosa mano, vivaz,

El Instrumento más dulce en amor,

Que puede ahuyentar el triste clamor,

Con su alegre armonía eficaz.

Y si te tienta un ardid de ladrona

Usa y puntea las cuerdas vecinas,

Pues la virtud de su voz parlanchina,

En rápida acción anima y entona.

¡Basta ya! Por libremente gozar

El deseo me tienta a comenzar:

Guarda el compás, o con mi Laúd canta

Dulces acordes de acordados trabajos;

Mientras, por el poder que me adelanta

El largo reposo, yo pondré el bajo.

(© Traducción: Sonia Mabel Yebara)

Guy de Maupassant

18 octobre 2007

L’affinité des chairs

 

 Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Je ne l’entendais pas, tant je la regardais
Par sa robe entr’ouverte, au loin je me perdais,
Devinant les dessous et brûlé d’ardeurs folles :
Elle se débattait, mais je trouvai ses lèvres !
Ce fut un baiser long comme une éternité
Qui tendit nos deux corps dans l’immobilité
Elle se renversa, râlant sous ma caresse ;
Sa poitrine oppressée et dure de tendresse
Haletait fortement avec de longs sanglots.
Sa joie était brûlante et ses yeux demi-clos ;
Et nos bouches, et nos sens, nos soupirs se mêlèrent
Puis, dans la nuit tranquille où la campagne dort,
Un cri d’amour monta, si terrible et si fort
Que des oiseaux dans l’ombre effarés s’envolèrent
Ainsi que deux forçats rivés aux mêmes fers
Un lien nous tenait, l’affinité des chairs.

Guy de Maupassant

1050143093.jpg

1234